Mas...

relax

No solo buceo

Es verdad, las inmersiones son el corazón de las vacaciones de un buceador, pero no se puede permanecer bajo el agua veinticuatro horas al día!
Además si la persona con la que compartís las vacaciones no bucea y además hay niños...

En Capo Galera encontrareis el lugar ideal incluso cuando no vamos a "pasear" bajo el agua. En la cala reparada, donde se halla anclada la "Patricia" se puede nadar, tal vez al alba o al atardecer.

Cuando el sol se despide pensamos en la cena, que suele tratarse de parrilladas de carne o pescado con Cannonau, Vermentino o Vernaccia (¡no, no son los nombres de los instructores sino vinos italianos de Cerdeña, fuertes y exquisitos!).

Porcetto arrosto

Todos juntos, alrededor del fuego, hablando en dos o tres idiomas diferentes... y nos entendemos siempre perfectamente: recordamos la inmersión de hoy e imaginamos la que vendrá mañana, mientras Gaddo nos la describe, pero dejando siempre lugar a las sorpresas.

Para aquellos que no bucean, hay muchos caminos que atraviesan los bosques mediterráneos alrededor del promontorio y nos llevan a deliciosas calitas de agua verde esmeralda. Relax para los adultos y aventuras exploraciones para los más pequeños.

Y muy próxima esta Alghero, a pocos kilómetros: la ciudad fortaleza que conserva intactas las torres y fortificaciones mirando a el mar, y todo el golfo, donde el hombre, desde el neolítico, ha dejado su huella. Nuraguis, necrópolis, ruinas romanas y medievales pueden ser el objetivo de vuestras excursiones.

Sobre Alguero y su historia se pueden decir muchas cosas, pero yo tengo que hablaros de Capo Galera: si queréis saber más visitad la página Alghero on line.